En joyería como en cocina, para que una creación tenga éxito no sólo es necesario disponer de unos buenos ingredientes sino que además tienen que combinar adecuadamente entre sí. De poco vale utilizar los mejores materiales y piedras si el conjunto resulta soso o estridente.

Esta máxima es bien conocida por joyeros y diseñadores y por eso, aunque a veces puedan arriesgar con innovaciones, cuando quieren ir sobre seguro emplean fórmulas cuyo éxito está garantizado. Una de ellas es la combinación del ámbar con la plata.

 
colgante de ámbar y plata

Ver en Amazon

Colgantes, pulseras, pendientes, broches o anillos. Cualquier accesorio de joyería femenina e incluso masculina es susceptible de hacerse en plata y por supuesto en ámbar, cuya combinación es un clásico de todas las épocas que nunca pasará de moda.

Una pareja ideal

Pocas parejas encajan tan a la perfección como la compuesta por este metal y “piedra”, que llevan siglos formando parte de piezas únicas, llamativas y duraderas. Juntos, el ámbar y la plata, se resaltan mutuamente y refuerzan el valor del conjunto más allá de la suma de las piezas por separado.

Las razones del éxito

El motivo de este éxito se debe no sólo a razones estéticas sino materiales y culturales.

Por un lado, el valor material comparable de ambos elementos es un motivo de peso para combinarlos, con un coste similar, permiten creaciones armoniosas de precios acordes al conjunto y al diseño.

Además el ámbar se considera un igual de la plata en sus cualidades de joyería, ya que ambos son relativamente abundantes y fáciles de trabajar, tan buenos para hacer pequeños diseños como los más grandes y vistosos.

Por otra parte, antiguas tradiciones y creencias otorgan a la plata y al ámbar propiedades curativas y mágicas de protección contra enfermedades y males de todo tipo, en los que mucha gente todavía cree y que en algunos lugares del norte y este de Europa están muy arraigados.

Combinación armoniosa

Desde el punto de vista puramente estético, la plata, de color frío y brillo puro es el contrapunto perfecto a la calidez del ámbar que aunque puede ser de muchos colores, de algún modo siempre ofrece destellos dorados desde el interior que son resaltados al máximo sobre un fondo claro o incoloro como el que proporciona la plata.

Además, en joyería de plata las combinaciones de gemas en diferentes tonos son muy apropiadas, por lo que la elección del tono de ámbar no se reduce a una sola opción y permite resultados aún más llamativos. Algunos ejemplos pueden ser el de un colgante en cadena de plata con un ámbar amarillo y verde o el de una pulsera o anillo con piedras de color variado.

collar de ámbar con ropa informal

El ámbar es una rara “piedra” cuyo valor reside en su antigüedad, origen natural, ingravidez, transparencia y gran variedad de tonos en los que puede aparecer. Es una gema versátil, apropiada para usar como complemento tanto en atuendos formales como casuales.

Luz y calor

No hay que olvidar que el ámbar no es una piedra como cualquier otra, es un fósil que a menudo conserva en su interior ejemplares de vida ancestral en forma de restos de plantas o insectos. Este hecho se manifiesta en su textura y aspecto, que resultan cálidos y soleados.

Por el contrario, la plata, es un metal frío, sin luz interior pero capaz de reflejarla en su superficie como sólo lo hace la luna con el sol. Combinar ámbar con plata es por tanto, unir la calidez y la alegría del sol con la belleza y pureza de la luz de la luna.

ámbar y plata

En la fabricación de joyas de plata con ámbar, se suele utilizar plata de ley .925, que se considera el estándar en joyería. Los artículos de esta calidad no se rayan, conservan su brillo y belleza y pueden trabajarse mucho mejor que aleaciones de distinta pureza. A menudo, incluso se recubre con una capa de rodio, que ayuda a prevenir la corrosión y preservar el brillo.

Calidad y salud

Por último y no menos importante, se debe tener en cuenta que la mayor parte de las veces vamos a vestir estos adornos de ámbar y plata en contacto directo con la piel. Y al margen de las supuestas propiedades curativas del ámbar o la plata, siempre va a ser mucho más saludable confiar en este tipo de joyas, que en otras con componentes de más baja calidad que puedan provocar molestas reacciones alérgicas o inflamaciones.

Conclusión

Si deseas comprar una joya relevante que estará tan de moda hoy como mañana, entonces la plata con ámbar es una opción ideal. La elección del formato es solo tuya, solo asegúrate de que realce tus mejores rasgos y armonice con tu imagen y manera de vestir.

Deja una respuesta