Existe bastante confusión respecto a lo que es y no es ámbar negro, a menudo confundido con azabache, jet o lignito. Sin embargo, el ámbar negro existe y no es exactamente lo mismo.

Mientras que el azabache y otros mineraloides son fruto de la fosilización de las cortezas de árboles que vivieron hace millones de años, el ámbar negro es la resina fosilizada de esos mismos árboles que arrastró en su interior partes de la corteza y otros restos orgánicos.

Para distinguir a estas piedras del ámbar, no hay más que ponerlas al trasluz. Mientras que unas  se ven opacas, el ámbar negro es parcialmente translúcido y no es realmente negro,  en él todavía se pueden apreciar burbujas y restos a través de partes transparentes de colores marrones y rojizos.

Este tipo de ámbar es relativamente común, cerca de un 15% del total y es especialmente abundante en los yacimientos de Birmania, Estados Unidos e Indonesia. El que proviene de Inglaterra es en realidad jet, aunque a veces se le comercialice como ámbar.

ámbar de color negro

Pese a ser relativamente escaso, el precio del ámbar negro no es muy diferente al de otras variedades más comunes ya que no hay una especial demanda de este color. De todos modos, sigue siendo muy empleado en combinación con otros colores para crear artículos muy vistosos.

   
colgante de ámbar amarillo

Ámbar Amarillo

El clásico, con decenas de tonalidades.

ámbar de color azul

Ámbar Azul

El más exótico y codiciado.

ámbar color blanco

Ámbar Blanco

Elegante y escaso.

ámbar rojo

Ámbar Rojo

Sangre de dragón.

ámbar de color verde

Ámbar Verde

Espléndido y no tan caro.

No copiar, por favor