En cada piedra preciosa y semipreciosa hay un motivo para admirarla, unas cautivan por su color único, otras se valoran por su transparencia o rareza y todas ellas se desean como símbolo de distinción y elegancia. Pero sólo el ámbar se codicia también por lo que a veces lleva dentro.

Las inclusiones del ámbar van mucho más allá de los simples restos de otros minerales que pueden aparecer en otras piedras, en el interior del ámbar se pueden encontrar, intactos, restos de la flora y la fauna que habitó la Tierra hace millones de años. Todo un tesoro natural preservado a lo largo del tiempo.

ámbar con inclusiones

¿Qué son las inclusiones del ámbar?

En general, se denominan inclusiones, a aquellos sólidos, líquidos o gases que quedan atrapados en el interior de un mineral o roca durante su formación. Suceden raramente y lo normal es que sean pequeños restos de otros minerales y sólo en muy contadas ocasiones aparecen restos orgánicos.

Sin embargo en el ámbar, ocurre del revés. No sólo es común que tenga inclusiones, (se estima que casi en un 10% del ámbar que se encuentra las tiene), sino que casi siempre son orgánicas y de un tamaño y calidad de conservación que no existe en ningún otro sitio.

Las inclusiones del ámbar contienen restos de insectos, animales y plantas. Los insectos y los pequeños trozos de hojas son las inclusiones más comunes, pero también existen algunas piezas que contienen animales mayores, a veces al completo y casi intactos, como congelados en un ataúd de cristal.

escaparate de ámbar

En la segunda guerra mundial se destruyó la que probablemente haya sido la colección más grande de ámbar con inclusiones de la historia. La colección de la Universidad Albertus de Königsberg (actual Kaliningrado) contenía nada menos que cerca de 100.000 ejemplares de los que apenas han sobrevivido unos pocos, actualmente en el Museo de Geología y Paleontología de Göttingen, Alemania.

¿Cómo suceden?

Disponer de estas fantásticas muestras es posible gracias al proceso de formación del ámbar. Éste, a diferencia de los verdaderos minerales, originariamente no era más que la resina pegajosa en el tronco de un árbol que, comportándose como el pegamento de un papel atrapamoscas, atrajo animales e insectos que no pudieron despegarse y acabaron por morir cubiertos de la sustancia.

En un minúsculo porcentaje de ocasiones, esta resina cayó al suelo y allí fue cubierta por capa tras capa de tierra que poco a poco acumuló presión y calor sobre ella. En un proceso de millones de años, la resina se convirtió en ámbar, que preservó libre de bacterias y de contacto con el oxígeno a los restos en su interior, conservándolos tal cual quedaron cuando fueron atrapados.

Pero no sólo insectos, pequeños animales o plantas fueron arrastrados por aquella resina, también gotas de lluvia, burbujas de aire así como bacterias y otros microorganismos quedaron envueltos en un transparente cofre de ámbar.

colgante de ámbar con inclusiones

Las piezas de ámbar con inclusiones, como la de este colgante, han sido codiciadas desde que se conoce esta piedra, no sólo por científicos y eruditos, sino por joyeros, coleccionistas y particulares que han querido poseer una pieza única y de mayor valor que el resto.

Valor científico

Ni que decir tiene, que todos estos souvenirs del pasado constituyen un auténtico filón para los científicos, que gracias a ellos han podido averiguar mucho sobre cómo era la Tierra y la vida en ella en aquellas edades.

En el ámbar han encontrado encerradas muestras de cómo era la composición de la atmosfera y han podido averiguar mucho sobre el clima, la geografía y el estado de evolución de las formas de vida a lo largo del tiempo. Datos importantísimos que ayudan a comprender mejor nuestro planeta.

Las inclusiones no son fósiles

Aunque el propio ámbar en sí mismo es un fósil, (como también lo son el petróleo o el carbón), los insectos y animales hallados en su interior no son exactamente fósiles, no son la huella o la forma mineral de un antiguo ser vivo sino que siguen siendo ellos mismos, conservando partes blandas y tejidos sin degradar demasiado.

Ciencia, Ciencia Ficción y Películas

El estado de conservación es en algunos casos tan bueno, que a principios de los años 80, los naturalistas George y Roberta Poinar descubrieron algunas células intactas, que incluían partes de su ADN en algunos insectos atrapados en ámbar.

ámbar con inclusiones

Las piezas con inclusiones son raras, pero con insectos grandes o animales mucho más. Apenas existen unas decenas de ranas, lagartijas y otros reptiles a lo largo de todo el mundo. Por ello, su valor es altísimo, hablamos de miles de euros. Si alguna vez encuentras a la venta una pieza con inclusiones similares, desconfía, pues no suelen venderse al público general, sino que acaban en museos y laboratorios científicos.

Este descubrimiento, sumado a los avances que se sucedieron en los años posteriores en ingeniería genética, como el inicio del proyecto genoma humano, permitieron fantasear con la posibilidad real de revivir a partir de su ADN, a antiguas especies de animales extintas hace millones de años.

Jurassic Park

Michael Crichton fue el primero en divulgar esto al gran público través de su novela “Parque Jurásico”, que rápidamente fue llevada a la gran pantalla.

La película arrasó en los cines gracias a su impactante argumento: un magnate crea un parque zoológico de dinosaurios reales recreados mediante ingeniería genética y gracias al ADN encontrado en mosquitos y otros insectos chupadores de sangre atrapados en ámbar.

Sin embargo, hoy por hoy, esto todavía pertenece al reino de la Ciencia Ficción y aunque puede que Crichton sea un visionario, de momento según muchos estudios, no se ha encontrado ADN lo suficientemente bueno como para hacer realidad el sueño del Parque Jurásico, que por otra parte algunos cuestionan: ¿Tuvieron ya los dinosaurios su oportunidad en la Tierra?

Sea como fuere las inclusiones del ámbar no sólo no lo afean, sino que multiplican su valor, convirtiendo cada pieza con inclusiones en única, una reliquia preciosa que bien merece la pena conservar.

Deja una respuesta